General Luis Telmo Paz y Miño Estrella

9 gral pazNace el 15 de abril de 1884, en la parroquia de Chillogallo en la ciudad de Quito, sus padres fueron, don Rafael Paz y Miño y doña Victoria Estrella, perdió a su padre a edad muy temprana, y su madre le inculcó un amor especial por los libros. En 1899, es decir a los 15 años de edad, ingresa al reabierto Colegio Militar de la Revolución Liberal, para una permanencia de siete años, dividido en un curso general de cuatro y uno especial de tres; sin embargo, en 1902 se rebaja a cinco años y medio, y en 1904 a tres años. Parecería que Telmo Paz y Miño se gradúa de subteniente del Ejército en 1904, con la especialidad de Artillería.

Contrajo matrimonio con doña Cecilia María Salas Cerón, con quien procreó 8 hijos, a quienes supo brindar una vida de calidad e insertarles en la vida social y cultural de la ciudad, que buscaba abrirse un espacio a la modernidad de inicios del siglo XX.

En 1915 asume la subjefatura de la Sección de Geodesia, Topografía, Geografía y Cartografía del Estado Mayor General del Ejército. En mayo de 1916, siendo capitán, se inicia en la enseñanza técnica y elabora textos para el primer curso de dibujo militar y lectura de cartas. En 1917 organiza el primer curso de topografía. En 1920 se hace cargo de la subdirección de la Escuela Militar, en donde permanece hasta finales de 1921. Posiblemente en esta fecha, junto al mayor Alberto Inzani, y al capitán Umberto Ravazzoni, miembros de la Misión Militar Italiana, contratada por el presidente Luis Tamayo trabaja muy cercanamente en la organización y funcionamiento de la Escuela de Oficiales Ingenieros, la misma que abre sus puertas en junio de 1922, iniciándose de esta manera la educación técnica en el Ejército. El teniente coronel Telmo Paz y Miño consta como comandante del curso y profesor de topografía, dibujo, física y química. A este curso pertenecen entre otros el capitán Idelfonso Mendoza, el capitán Julio Pareja, el teniente Federico Struve, y el subteniente Luis Sierra, que constan junto a Paz y Miño como impulsadores de la Revolución Juliana.

En 1923 es nombrado primer jefe del batallón No. 3 "Pichincha", en donde permanece hasta el día en que se constituye la Junta Suprema Militar, de la cual es su Presidente, iniciándose la primera fase del proceso juliano de 1925. Entregado el poder a Isidro Ayora, es nombrado jefe de la Segunda Zona Militar en diciembre de 1925. En este mismo año asume el cargo de subsecretario del Ministerio de Guerra, desde donde, mediante Decreto Ejecutivo, expedido por Isidro Ayora, pasa a presidir la Comisión Técnica de Levantamiento de la Carta Topográfica Nacional, en la cual se incluye al mayor italiano Giacomo Rocca. Esta Comisión se encarga de organizar el Servicio Geográfico Militar, el mismo que es fundado el 11 de abril de 1928. En sus instalaciones se elabora y publica la primer carta topográfica el 3 de junio de 1930.

En 1929 lo encontramos en la Asamblea Constituyente en su calidad de diputado por Pichincha. Al reintegrarse a la vida militar, es nombrado Inspector General del Ejército en 1931, y Jefe del Estado Mayor General, en el mismo año, con lo cual culminaría su carrera militar.

Entre otras funciones importantes, una vez retirado del Ejército, lo encontramos como rector del Colegio Normal Juan Montalvo, miembro de la comisión especial investigadora de la guerra de 1941, vocal del consejo superior de la Caja de Pensiones.

Entre sus principales obras se encuentran: "Cartografía quiteña, apuntaciones de una geografía urbana de Quito" (1960); "Monografía ilustrada de la provincia de Pichincha" (1922); "La población del Ecuador" (1942); "Contribución al estudio de las lenguas indígenas del Ecuador" (1936); "Estudios sobre prehistoria ecuatoriana" (1961).

Su valioso aporte al país le valió ser miembro de valiosos núcleos científicos nacionales; Miembro titular de la Sociedad Geográfica de Quito; Miembro de la National Geographical Society de Washington; Miembro del Comité Nacional de Geodesia y Geofísica; Miembro correspondiente de la Academia Nacional de Historia; Miembro del Instituto Panamericano de Geografía e Historia.

Con mucho éxito incursionó en el campo literario, sus obras importantes son: Los aventureros (1919); la novela Farinango (obra inédita 1957), la misma que de acuerdo a Jaime Breilh Paz y Miño, su nieto, es "la expresión de sus frustraciones como militar ante el fracaso de la Revolución Juliana para dignificar su raza indígena, sobre la base de una justicia social autentica, y el dolor de la traición de sectores de la clase política dominante en los aciagos días de la guerra de 1941"; finalmente su obra poética El último centauro, una apología al valor de las artes (1924). Un total de 48 obras constituyen un aporte a la Geografía, a la Demografía, a la Historia y a la Lingüística del país.

Numerosas fueron las condecoraciones recibidas en la carrera militar; entre las mas importantes: Corona de Italia en el grado de Comendador; Cruz de la Orden de Lafayete, Grado de Caballero, Cruz de Boyacá de Primera Clase, Colombia; Al Merito en el Grado de Comendador, Ecuador; Legión de Honor en el Grado de Caballero, Francia.

Luis Telmo Paz y Miño, fue a decir de Breilh, un hombre "de espíritu austero y pausado, no equivalente a la intensidad de su vida intelectual ni a su incansable trabajo de investigación de la realidad nacional".