General Moisés Oliva Jiménez

7 gral olivaNace en la villa de San Pedro Mártir, de Cariamanga, provincia de Loja el 12 de abril de 1874, hijo de Francisco Oliva Roncalli y de doña Ricarda Jiménez. En 1895, cuando Eloy Alfaro asumía la conducción del Estado Ecuatoriano, Moisés Oliva, con 21 años ingresa al Ejército. Inicia su preparación militar en Quito y a su cultura rural se suma la cultura urbana y a sus ideas de frontera, se complementan con las ideas de la capital de los ecuatorianos, se recibió de teniente en 1896.

La Revolución Liberal, analizada desde el desarrollo de la institución militar, es la época de la cimentación ideológica, de la aglutinación de planteamientos para fortalecer su estructura, es la recepción obligada de tecnología y adelantos bélicos, es la visualización de nacimiento de líderes y conductores que comienzan a pensar en lo nacional.

Nuestro precursor ante un estado nacional en formación, como soldado formado en la revolución e impulsado por el orgullo de su origen rural y provinciano, gracias a la apertura de un hombre de cultura como Alfredo Baquerizo Moreno y mientras ejercía las funciones de Jefe del Estado Mayor del Ejército, decidió contribuir con iniciativas en el campo de la cultura, organización e historia, para apoyar los planteamientos estratégicos que tenían las autoridades liberales y así continuar con el ideario radical Alfarista.

El 19 de noviembre de 1916, recogiendo la idea inicial de Olmedo Alfaro, preside la comisión para la creación del Círculo Militar, el 17 de diciembre es elegido el primer presidente de esta organización cultural, y en esta función gestiona los fondos para la construcción monumental y aprueba el diseño arquitectónico de la actual cede de la Academia Nacional de Historia Militar. En la primera directiva se puede notar la presencia del coronel Ángel Isaac Chiriboga como secretario y al mayor Luis Telmo Paz y Miño como pro-secretario, ambos también precursores de la investigación histórica militar ecuatoriana.

En octubre de 1917 sale el primer número de la revista militar "El Ejército", instrumento de formación y cultura, que luego de la ausencia de nuestro precursor será nombrado director el general Ángel Isaac Chiriboga, gracias a estas publicaciones podemos disponer de bases ciertas sobre la investigación histórica de los acontecimientos nacionales e internacionales que no solamente era un espacio abierto para los miembros del Ejército sino que contaba con la participación de connotados escritores nacionales.

En mayo de 1919, se inauguró el museo militar que fue solemnemente abierto por el presidente de la República; el general Oliva había apoyado incesantemente mal director de la Escuela Militar. En una parte de su discurso dice "El Congreso Nacional debería expedir un Decreto, y así lo solicito, declarando de propiedad nacional, todos los trofeos de guerra que conquistó el Ejército de los Libertadores, en las batallas de emancipación política; y también las banderas, estandartes y más objetos tomados en la batalla de Tarqui y que hoy están en poder de particulares que los ocultan a la admiración y veneración del pueblo".

En junio de 1919, es nombrado presidente del Comité 24 de Mayo, casi al siglo de la gesta heroica de la Batalla de Pichincha, se creyó justo construir este monumento en las faldas del volcán Pichincha, para lo cual inició la construcción de la carretera que permita llegar hasta la "Cima de la Libertad". Para concluir y compendiar sus acciones se puede decir que Moisés Oliva es el resultado y el promotor de un cambio social, para que nos alejemos del individualismo y comencemos a trabajar en la nueva patria.

El general Oliva fallece en Génova el 8 de mayo de 1926, a los 52 años, mientras desempeñaba funciones diplomáticas en Italia. Su hoja de vida da cuenta que participó en más de 10 combates y en tres batallas, unas proclamando victoria, y otras asumiendo la derrota.